La importancia de cuidar la piel

cuidado-de-la-piel-b-d-olivo

Cuidar la piel es importante por que de todos los órganos del cuerpo, la piel es el más versátil de todos.

Es el único órgano que está directa y constantemente abierto al exterior.

La piel protege de agentes externos, del calor y el frío, del aire y los elementos, de las bacterias, es impermeable, se repara y lubrica a sí misma, incluso elimina algunos residuos del cuerpo, además, gracias a ella podemos disfrutar del sentido del tacto.

Debido a todo esto cuidar la piel no es solo un tema de estética sino de bienestar general.

El estado de la piel es un reflejo de la salud física y mental, la piel puede ser un indicador de enfermedades internas a través de cambios en su color o textura, con aparición de granos o de manchas.

Hablando de estética un buen cuidado de la piel puede reducir la aparición de arrugas, marcas y manchas.

Tipos de piel


Para cuidar la piel debes saber que no todas las pieles son iguales así que lo primero que debemos hacer es identificar que tipo de piel tenemos, los tipos de piel regularmente se clasifican en 4 tipos:

  • Piel normal: Es un término que se utiliza para clasificar a las pieles bien equilibradas ya que no son demasiado grasas ni secas
  • Piel seca: La piel seca produce menos sebo en la piel, lo que genera que retenga menos humedad, lo que genera que el escudo protector de la piel hacia agentes externos sea menor. Una sensación de tirantez y piel áspera indican a menudo la presencia de una piel seca.
  • Piel grasa: La piel grasa genera más sebo, lo que genera más impurezas y zonas irregulares. La parición de barros, espinillas y brillantez son indicadores de una piel grasa, así como los poros visibles.
  • Piel mixta: La piel mixta se caracteriza por ser grasa en la “zona T” del rostro y ser más seca hacia las mejillas.

Cuidado apropiado de la piel

La piel está constantemente creciendo y cambiando por lo que sin importar que tipo de piel tengas la hidratación en sumamente importante para la piel ya que necesita humedad, por dentro y por fuera.

Para ayudar a tu piel por dentro debes beber 2 litros de agua al día y mantener una dieta balanceada para proporcionarle vitaminas y minerales.

Por fuera, el uso de agentes limpiadores que sean efectivos al reducir las impurezas pero gentiles con la piel es vital, un jabón que contenga agentes hidratantes o astringentes (según tu tipo de piel) será tu mejor aliado.

Al lavar tu rostro evita el agua caliente ya que absorbe humedad de tu piel, utiliza agua tibia o fría y evita los jabones abrasivos o con químicos pesados ya que además de robar la hidratación de tu piel la contaminan.

Recuerda que nuestros jabones son super hidratantes debido a su alto contenido de aceite de olivo extra virgen, así mismo encontrarás un jabón perfecto para tu tipo de piel dentro de nuestro exquisito surtido de variedades.